La inversión de los valores

Los estudios científicos independientes muestran repetidamente que la violencia doméstica es bidireccional y simétrica (Archer, 2000; Straus, 2010 y un resumen en español). Es decir, que hombres y mujeres son tanto perpetradores como víctimas en este tipo de delitos. Por supuesto, hay diferencias en los patrones de agresión debido a que los dos sexos están expuestos a distintas presiones sociales y en suma a que tienen distintas naturalezas. Por ejemplo, y analizando la violencia familiar en toda su extensión, según datos del Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE.UU el 65% del abuso infantil lo cometen mujeres (ver también anexos 17 a 21 del “informe Iceberg”). A partir de la adolescencia, esta tendencia se invierte, según los datos, clásicos ya, de Daly y Wilson.

En España resulta tortuoso averigüar cuántos hombres mueren a manos de sus parejas cada año porque este dato es escamoteado de las estadísticas oficiales o bien porque no suele exponerse públicamente. Según la estadística del ministerio del Interior hasta 2006 aproximadamente moriría un hombre a manos de su mujer por cada cinco mujeres asesinadas. Para El País, que rebaja algo el porcentaje, son “Pocos, pero también víctimas”: “Apenas rondan el 9% de esta siniestra estadística. Y tal vez sea esa la razón que explica la ausencia de estudios sobre las víctimas masculinas e incluso una menor ayuda ante su desgracia”.

Disponer de datos fiables y entender bien las diferencias sociales y psicobiológicas en agresión entre hombres y mujeres son requisitos indispensables para tener un debate cuerdo y para desarrollar intervenciones eficaces. Pero en lugar de esto, se politiza y demoniza la menor tentativa de oposición. En los “discursos posmodernos” el disenso no suele resolverse mediante argumentos racionales. Como muestra unos botones:






Existe una enorme presión ideológica para persuadir de que lo que llaman "perspectiva de género" (gender manistreaming) es la única opción que tienen las personas decentes.

A la moderación que se opone al radicalismo, representado por la ideología de género y la teoría feminista del patriarcado, se la etiqueta rutinariamente como "extremista". Una casi perfecta inversión de los valores. Es como si sólo los leninistas pudieran hablar de libertades políticas.

Simultáneamente, la turba moralizante y sus guías siguen ignorando que las agresiones sexuales contra mujeres de hecho están disparándose en algunos países de Europa, aunque seguramente por causas difíciles de conciliar con su visión de las cosas.

Comentarios

  1. Parece ser, según los estudios recopilados por J. Álvarez Deca, que las parejas de lesbianas son más violentas que las heterosexuales, o las homosexuales masculinas. Si hubiera tantas parejas de lesbianas como parejas heterosexuales, ¿cuántas muertes de mujeres a manos de mujeres se producirían cada año?

    Erin Pizzey, pionera en la creación de refugios para mujeres que sufrían violencia doméstica, tuvo que huir de Gran Bretaña, y luego de EE.UU., por las amenazas de muerte, amenazas de bomba, acoso y difamación constantes por parte de grupos feministas. ¿Cómo es eso? Porque era honesta y su visión del tema no encajaba en la narrativa feminista de la izquierda. En su libro Prone to Violence, sobre el tema de la violencia en la pareja, habla extensamente del mecanismo psicológico-hormonal de adicción emocional que empuja a muchas mujeres a una relación violenta.

    También tocó el tema de la pedofilia. En su libro Women Or Men - Who are the Victims?, explica: "I discovered that there were just as many women paedophiles as there were men. Women go undetected, as usual. Working against paedophiles is a very dangerous business."

    En relación con el último párrafo:

    En la jerarquía de victimismo dictada por el Código de Corrección Política, última edición revisada, la gente de color tiene precedencia sobre las mujeres blancas. Por tanto, si la víctima es una española, francesa o alemana, pero el victimario es, digamos, un sudanés, un afgano o un quechua, la víctima podrá tal vez reclamar justicia ante el sistema legal, pero su caso será ignorado y escondido bajo la alfombra por los paladines de la justicia social.

    Los caballeros blancos (pastilla azul en estado puro, sin adulterar) practican la señalización moral en Twitter para ganarse unos retuiteos y unos favoritos. Lo mismo en esto que en todo, los paladines de la justicia social son paradigmas del narcisismo moral y la indignación como pseudovirtud. Así dirán, en el futuro, los cronistas: "la Civilización Occidental murió por un puñado de retweets". Porque, efectivamente, los imanes de las mezquitas de las grandes ciudades europeas se frotan las manos mientras nos ven caminar hacia el despeñadero de la historia.

    Hace unos días, viendo esta foto, me preguntaba: ¿cuánto nos falta en España para llegar a esto?

    Para comparar, un documento gráfico de la Revolución Cultural china.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, hay más violencia íntima de pareja en homosexuales. En general hay menos violencia doméstica en familias de corte "tradicional", en contra de lo que insinúan. Las probabilidades de separación también se doblan para homosexuales masculinos y más que triplica para lesbianas.

    http://www.psypost.org/2014/03/homosexuals-and-bisexuals-more-likely-to-be-victims-of-intimate-partner-violence-23439

    Yo me imagino que poses como la de la foto también se repiten en la universidad española, aunque no lo sé a ciencia cierta. Tampoco creo que se haya llegado al grado de delirio que están llegando en algunos sitios, como Missouri y sitios así, pero quien sabe.

    Hay una aceleración de la imbecilidad. En el "movimiento escéptico" me fijé que incluyen como tema la "infancia trans". Los signos apocalípticos son evidentes.

    ResponderEliminar
  3. Aprovecho para animaros a que me mandéis post invitados, los que lo habíais propuesto, si me leéis.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por esta reflexión, que es un alivio leer en medio del mar de Yihadismo Feministoide en el que vivimos, y al que ha sucumbido la inmensa mayoría de población femenina y masculina.

    Por más que todas las mentiras y falacias, pretendan hacerse pasar por verdades y se hayan asumido como tales, continúan siendo eso, mentiras.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo eso, sino que son mentiras bastante fáciles de descubrir. No hace falta ser ningún "Einstein". Esto da una idea del poder que tiene la propaganda.

      Eliminar
  5. " Recientemente una asociacion de abogados ha presentado una denuncia contra el CGPJ por estafa documental, ya que falsean las cifras de hombres asesinados por sus mujeres para que parezca que hay una gran diferencia entre la cantidad de muertes de hombres y mujeres en conflictos de pareja, cuando esta diferencia es estadisticamente residual. Mas adelante se vuelve a mencionar esta denuncia contra el CGPJ y se facilita un enlace para ampliar informacion sobre la misma"
    http://www.profesionalesetica.org/2015/11/las-vividoras-el-genero-y-la-tasa-de-inevitabilidad-una-reflexion-de-alicia-rubio/

    Está explicado en uno de los primeros comentarios.

    El irrintzi irredento.

    ResponderEliminar
  6. Desconocia esta información. Me cambia la visión de muchas cosas. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigos, vuestros comentarios enriquecen enormemente este post...

    Alguno de vosotros me podia pasar el pdf del libro

    Prone to Violence (Inglés) Tapa blanda – oct 1982
    de Erin Pizzey (Autor), Jeff Shapiro (Autor)

    Lo he buscado pero no hubo suerte, algun alma caritativa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://norskgoy.files.wordpress.com/2012/03/erinpizzey_pronetoviolence.pdf

      Eliminar
  8. En línea con todo lo anterior, una nota de la prensa mexicana...

    http://www.sdpnoticias.com/local/ciudad-de-mexico/2015/11/15/uapvif-un-3-de-los-hombres-capitalinos-son-victimas-de-maltrato

    ResponderEliminar
  9. Gracias Amigos) Pero antes he de terminar la marcha de los titanes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares