La diversidad no (siempre) es buena

A veces, la diversidad es buena. La emergencia de los Países Bajos como potencia comercial y cultural del siglo XVII está directamente asociada con un aumento drástico en la “diversidad” de gentes y opiniones. Se podría decir incluso que las diásporas de pensadores heterodoxos crearon una floreciente Ilustración europea, en un entorno de movilidad creciente, urbanización y crecimiento económico. Según Jonathan Israel “El impacto de la inmigración extranjera en la formación de los contextos y actitudes de la Ilustración fue crucial en todas partes: de hecho, en los casos más extremos, el San Petersburgo de Pedro el grande y Moscú, las comunidades de expatriados, especialmente luteranos alemanes, holandeses, hugonotes e italianos, podrían ser designados como los agentes principales de la Ilustración” (Enlightenment contested. Pág. 115). Cabe reconocer, sin embargo, que estos modelos “multiculturales” embrionarios, y en particular el “modelo holandés”, el “más libre de Europa”, no se libró de fuertes críticas ni tan siquiera en sus núcleos duros. Escandalizó incluso “a gran parte del público holandés, que pensaba que la censura y la autoridad eclesiástica no sólo no debía ser diluida sino que debía reforzarse” (Ib. Pág. 30).


Vista desde la pirámide de la luna

Otras veces, la diversidad no es buena. Un caso de estudio muy interesante es el crecimiento de la ciudad precolombina de Teotihuacán, en México central, entre los siglos I a IV a.C. Se cree que la competencia entre distintos grupos étnicos favorecida por la élite dirigente, que demandaba el “movimiento de bienes suntuarios y la llegada de trabajadores de distintas poblaciones para un conjunto de tareas especializadas”, probablemente es la causa tras el colapso de esa civilización multiétnica (Manzanilla, L., 2015).

Parece obvia la afirmación de que la diversidad –étnica, sexual, cultural, etc– es buena o mala dependiendo del contexto, como muestran los ejemplos anteriores, pero, en neolengua, “diversidad” siempre es algo bueno, con la pintoresca excepción de la diversidad ideológica. Sucede igual con otras ideas-fuerza: “paz”, “libertad”, “igualdad”, “democracia”.

La homogeneidad es robusta. La diversidad es grácil.

Dialéctica de etnias 

La idea del conflicto étnico es problemática para el punto de vista marxista hegemónico en las últimas décadas, que entiende el conflicto humano principalmente en términos de lucha de clases. El filósofo español Gustavo Bueno, sin embargo, criticó hace unos años este enfoque de forma muy convincente, reclamando la primacía de la “dialéctica de estados” sobre la “dialéctica de clases” (2001).

La crítica de Bueno me parece completamente vigente y relevante, pero aquí me voy a centrar en un tipo de conflicto más primitivo (y no en el sentido de que pertenezca al pasado), la lucha de etnias, que muchas veces subyace o intersecta con la lucha de estados.

Tatu Vanhanen –fallecido este año– fue un científico social cuyo trabajo reivindica el papel central del conflicto étnico. En el mundo moderno, la etnicidad no se ha evaporado. Citando al historiador Anthony D. Smith "Lejos de desaparecer, la etnicidad se ha convertido en el tema central en la vida política y social de todos los continentes”. Vanhanen adopta un punto de vista “primordialista” en uno de sus libros,  Ethnic conflicts. Their biological roots in ethnic nepotism (2012), es decir, no entiende la etnicidad en términos exclusivamente culturales.

Para “primordialistas” como Vanhanen y van den Berghe la etnicidad es definida “en último análisis por la descendencia común”. Un grupo étnico está compuesto por gente “que se sabe relacionada entre sí por una doble red de lazos de ascendencia y matrimonio”. Es decir, los grupos étnicos son básicamente redes de parentesco extendidas. Para Vanhanen el conflicto étnico no es un mero “legado del colonialismo” sino una consecuencia del nepotismo étnico arraigado en la naturaleza humana:

Van der Berghe (1981) se refiere a la explicación sociobiológica del nepotismo y argumenta que los sentimientos étnicos han evolucionado como una extensión del nepotismo desde la tendencia a favorecer a la parentela sobre el resto. Argumenta que cuanto más próxima es esta relación, más fuerte es la conducta preferente. Emplea el término “nepotismo étnico” para describir tales redes de ayuda mutua basadas en el parentesco. De acuerdo con su argumentación, el significado permanente de las fronteras étnicas en todo tipo de sociedades se basa en el hecho de que el grupo étnico es el grupo social primordial, el grupo de parentesco extendido, seleccionado a través de millones de años para maximizar la aptitud biológica de sus miembros por medio del nepotismo.

Las ideas de Van der Berghe y Vanhanen arraigan en la teoría sobre la eficacia inclusiva del biólogo evolucionista William Hamilton (1936-2000), que explicó por qué es racional comportarse de forma altruísta al menos con parientes con los que compartimos más genes. El nepotismo étnico sería una extensión de estos mismos mecanismos, debido a que los coétnicos son en cierto modo una grupo de parentesco extendido. En la misma línea Salter habla de “intereses genéticos étnicos” ("conato étnico") sin olvidar la teorías sobre la similitud genética y el nacionalismo étnico de Ruhston (2005).

Las conclusiones en parte empíricas de Vanhanen evidencian que el grado de heterogeneidad étnica está relacionado con el grado de conflicto en general, de moderada a fuertemente, y esto sin perjuicio de que existen varias causas no étnicas del conflicto humano, como la falta de un estado centralizado o de un gobierno democrático representativo.

El trabajo de Vanhanen, Salter o Rushton armoniza con lo que llamamos por aquí “pesimismo racional”. La lucha de etnias es difícil de erradicar porque no trata meramente de “estereotipos” aprendidos y de “cultura”, como pretende Anthoy Giddens y la corriente dominante de las ciencias sociales, sino de un conjunto de mecanismos psicosociales arraigados en la naturaleza humana. Por supuesto, el hecho de que algo sea "natural" no significa que sea bueno ni deseable, simplemente se trata de un dato a tener en cuenta: “El origen de todos los conflictos es la inevitable e incesante lucha por los recursos escasos, pero el nepotismo étnico explica por qué muchos de estos conflictos se canalizan a través de líneas étnicas en sociedades étnicamente heterogéneas.” Llamémoslo ley de Vanhanen: aunque la lucha de etnias no agota el conflicto humano, cuánto más profunda sea la división étnica de un país, más probable es que los conflictos sean canalizados a través de líneas étnicas.


(Este post está en construcción)

Comentarios

  1. Gracias por aportar fuentes de diversos autores, que valorar el factor etnico, por eso voy a leer este libro que promete. Ethnic Conflicts: Their Biological Roots in Ethnic NepotismTatu Vanhanen

    ResponderEliminar
  2. Aquí está en PDF: https://lesacreduprintemps19.files.wordpress.com/2014/08/ethnic-conflicts-their-biological-roots-in-ethnic-nepotism-tatu-vanhanen.pdf

    ResponderEliminar
  3. Al hilo de la frase que cierra el post, la "Ley de Vanhanen", como tú la llamas, me gustaría hacer una observación que creo pertinente, y que se puede expresar copiando y pegando directamente de un artículo recién publicado en The Unz Review:

    When reality sets in and the end of the history holiday can no longer be ignored, hard measures to stem the influx will inevitably be adopted. They will lead to dangerous internal splits in many EU states between protesting starry-eyed idealists and those who believe borders have a legitimate purpose and thus need to be protected. The danger of violence is not limited to clashes between the natives and the newcomers.

    (La negrita es mía).

    No sé cómo lo ves tú, pero yo estoy de acuerdo con el autor del artículo. Son dos actitudes y dos cosmovisiones tan opuestas que están condenadas a chocar, mostrando una vez más esa dualidad del "alma europea" que se ha manifestado tantas veces a lo largo de la historia, algunas veces de forma violenta.


    He estado indagando un poco sobre una de las teorías hegemónicas en la psicología social durante décadas, la llamada Teoría de la Identidad Social, de Henri Tajfel y John Turner, que forma parte de un paradigma más amplio con evidentes defectos epistemológicos y metodológicos, así como evidentes efectos en la vida social y política. Lo absurdo de esta teoría es que trata de identidades colectivas, incluyendo, claro está, las identidades étnicas y raciales (y yo añadiría también las castas endogámicas) sin tener en cuenta el factor biológico, de parentesco genético. En principio, parece ser que Tajfel se familiarizó con las teorías de la Escuela de Frankfurt, y concretamente ese hito conocido como La personalidad autoritaria, pero no quedó satisfecho del todo y elaboró su teoría como un intento de perfeccionar la comprensión de fenómenos tan caros a la psicología social como los prejuicios, los estereotipos y la discriminación sobre la base de identidades colectivas.

    La psicología social es, junto con la sociología, una de las ciencias más politizadas y "marxistizadas" del panorama académico, esto es evidente. En parte, saco a colación este asunto porque me pregunto, y te lo pregunto a ti, hasta qué punto han influido estas disciplinas académicas, y los paradigmas dominantes en ellas, en el auge de las llamadas políticas identitarias (identity politics) que tanto furor han hecho en los EE.UU. y en los países más cercanos a su esfera de influencia cultural.

    ResponderEliminar
  4. Yo también creo que la teoría de la identidad social es parcial, pero se puede completar con supuestos y conclusiones de las teorías evolucionistas. Esto es lo que hace Kevin MacDonald en "The culture of critique". Curiosamente la conclusión a la que llega resulta igualmente inaceptable tanto para el lado sociológico como para el sociobiológico dominante. Esto te dice que los llamamientos a la "interdisciplinaridad" son hipócritas; cuando alguien practica eso realmente es arrojado a los leones.

    Por supuesto, los conflictos que se avecinan son de naturaleza múltiple. Pensar en que los "blancos" o los "europeos" simplemente van a unirse en defensa de sus intereses genéticos étnicos sería tanto como reducir la historia a dialéctica de etnias, una especie de vuelta de revés del marxismo. Eso no va a pasar obviamente.

    Es posible que algún tipo de "psicología social" funcione realmente, o en todo caso que juegue un papel político concreto. Tengo guardados estos artículos de Stella Morabito en los que reprocha precisamente a la "derecha" la ignorancia de la psicología social para la manipulación ideológica de masas:

    http://thefederalist.com/2015/08/27/10-key-ways-to-break-the-mass-delusion-machine/

    http://thefederalist.com/2015/08/27/10-key-ways-to-break-the-mass-delusion-machine/

    ResponderEliminar
  5. http://thefederalist.com/2015/06/08/how-to-escape-the-age-of-mass-delusion/

    ResponderEliminar
  6. La "política de la identidad" ("identity politics") es una evolución y radicalización de la "teoría crítica" marxista. Bueno lo llama "izquierda extravagante", aunque yo creo que no explica por qué surge, es decir, de dónde viene realmente ese descarrilamiento político de las corrientes de izquierda. En la práctica ya sabemos lo que significa "identidad" aquí, y a estas alturas con toda la información disponible el que se engaña es porque quiere: cualquier identidad, sexual, política o cultural, que no corresponda con las identidades tradicionales europeas, a las sociedades "gentiles" –digámoslo así– política y culturalmente fuertes del pasado. La "política de la identidad" es la enfermedad mental del marxismo y del izquierdismo, es la justificación "teórica" que está detrás de las ideas de "espectro sexual", "privilegio blanco", "heteronormatividad", "sexismo", etc, y la justificación teórica que está realmente detrás de la negación de que existan algo así como culturas nacionales europeas, y que declara ilusorias la "cultura sueca" o la "cultura española".

    https://twitter.com/librosdeholanda/status/654080108144275456

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo después de enviar el comentario, me di cuenta de que "política identitaria" no es la traducción más afortunada de "identity politics"; resulta un tanto equívoca, la verdad.

      La pregunta, lo reconozco, era innecesaria, pero da pie para incidir en ciertas cosas una vez más, como la naturaleza y el origen de una burbuja ideológica que, tal vez, con suerte, está a punto de estallar.

      Una cosa que me sorprendió bastante, hace algunos meses, fue encontarme con el ensayo de Byron Roth, doctorado por la New School For Social Research,The Perils of Diversity: Immigration and Human Nature, un libro elogiado por Richard Lynn y que se mete de lleno en temas espinosos. Algo está cambiando cuando un autor con un perfil como el suyo escribe una obra así.

      Eliminar
    2. Están cambiando algunas cositas, pero yo no me atrevo a prever nada.

      También está "The diversity illusion" de Ed West en Inglaterra, o Sarrazin en Alemania, este más estigmatizado. En España, intelectual y políticamente, nada de nada fuera de núcleos marginalizados.

      Hay una especie de corriente, que llaman "Libertarios culturales" (es familiar a la "derecha spinozista" pero mucho más liberal) que está pinchando la burbuja, pero cuesta encontrar ejemplos aquí. Está el "feminismo disidente" de Ana León Mejía, lo que publicamos en TC, y poco más.

      Eliminar
    3. Está Libros de Holanda. Por algo se empieza. Aunque, más que pinchar la burbuja, lo que hace este blog es picar en los cimientos de la Catedral con un martillo de geólogo, pero es mucha masa de piedra.

      Aquí, al final, seguiremos la senda que sigan los países de referencia. ¿Recuerdas aquello de "España irá lejos por el camino que ustedes desean..."? Pues eso.

      Eliminar
    4. Tengo siempre muy presente esa gran frase de Franco.

      Eliminar
  7. ¿Vas a llegar a las 95 tesis?

    ResponderEliminar
  8. Eduardo, me preguntaba si entre tus tesis aún por publicar hay alguna que se ocupe directamente del estado actual del mundo académico-universitario en Occidente, especialmente las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades, y su abducción por parte de sectas herederas de la Teoría Crítica, así como sus manifestaciones más extremas y estrafalarias. Aunque, viendo el esperpento en que se ha convertido (un auténtico WTF), sería más apropiado dedicarle un capítulo especial de South Park.

    A veces resulta entretenido acercarse a las publicaciones de los "centros del saber" para ver en qué andan ocupados los "científicos" de las "ciencias sociales", porque te encuentras con cosas como este estudio que considera el heavy metal como algo censurable porque, entre otras cosas, "normaliza la masculinidad" ( ! ).

    Racism and sexism in heavy metal highlighted in new study.

    Este otro combatiente de las guerras culturales, armado también con su pico de geólogo y radicado en la relativamente sana Polonia, le dedica un capítulo de su videoblog.

    Estudios como ese de la Leeds Beckett University son el pan nuestro de cada día y fáciles de encontrar en Academia.edu, donde también tenemos a nuestro amigo Nathaniel Adam Tobias Coleman (al que has citado en este mismo blog) y su What? What? In the (Black) Butt, que es un breve paper sobre este video viral de Samwell, con casi sesenta millones de visionados. El paper de Coleman -y esto no me pilla por sorpresa-, acaba recomendando una serie de campañas propagandísticas para combatir el "racismo sexual", y "abrazar la diversidad en tu comunidad". ¡Esto es ciencia!

    Lo confieso: mi reacción ante estas cosas viene a ser una mezcla de la emoción reaccionaria por antonomasia y la vieja retranca ibérica. Asco y retranca. Podría ser un eslogan. Creo que voy a diseñar un escudo de armas con ese lema.

    ResponderEliminar
  9. Creo que sobre la universidad en concreto, no.

    Sí, este Coleman tiene otro trabajo sobre el "deber del mestizaje". DEBER. Estas producciones universitarias son tan estrafalarias que la mejor estrategia es más bien dejar que se disuelvan en su propia salsa.

    ResponderEliminar
  10. Lo que sí quiero es publicar una reseña extensa de Kevin MacDonald y su idea de la teoría crítica como producto del conato étnico judío, cuando termine el libro. Voy muy lento porque tengo que leerlo en PDF y estoy sacando multitud de notas.

    ResponderEliminar
  11. Antólogico:

    "...The CDC will not preventthe infection of young black MSM, unless it tackles the limited sexual networks to which black MSM are relegated and the lessened bartering power that black MSM enjoy. Sexual racism is the cause of those limited sexual networks and sexual racism is the cause of that lessened bartering power. For this reason,the CDC must put tackling sexual racism at (or very near) the milk chocolate heart of its campaign to tackle HIV"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín González30 de octubre de 2015, 8:19

      Traducido al román paladino: como en la comunidad negra gay hay una incidencia mayor de infecciones por VIH, hay que derribar las barreras raciales a riesgo que ese elevado nivel de incidencia de VIH se extienda a toda la comunidad gay (que sería el resultado previsible).

      De manera implícita, está reconociendo el hecho de que, en la práctica, el "racismo sexual" actúa como una especie de cordón sanitario.

      Eliminar
    2. El famoso miedo a los patógenos, que tanto explica.

      Eliminar
  12. Respecto a la multiculturalidad de los Países Bajos en el S XVII, es una falsedad:

    No hay tal: Una cosa es que en Amsterdam y en otras ciudades comerciales haya habido gente de otros países (han existido en todas partes donde ha habido comercio), refugiados PROTESTANTES de países católicos, judíos..
    El objetivo de los habitantes de estas ciudades comerciales es ganar dinero con el comercio y las finanzas.
    .
    Los extranjeros son tolerados si no amenazan las oligarquías burguesas y si contribuyen al comercio. El número es siempre pequeño, comparado con el total de la población. Naturalmente no hay refugiados católicos.
    Respecto a los judíos,el hecho de ser necesarios para el comercio y el no ser una amenaza para la élite calvinista, tienen una acogida que no tienen en otras partes. Pero no participan del gobierno de la ciudad-provincia. Además, salvo casos particulares, normalmente intelectuales,no se mezclan con la población.
    El campo, no era multicultural: era protestante.
    Además hay una cultura que unifica todo: la ética calvinista, que es dominante y está impuesta por el control de las conciencias a través del culto.
    Por tanto el multiculturalismo es falso.
    Si no hay algo que una, el país tenderá a dividirse de acuerdo con otras características, geográficas...

    ResponderEliminar
  13. No hablaba de "multiculturalidad", sino diversidad, que es un concepto mucho menos comprometido. "Multiculturalismo" es un concepto moderno. Lo cierto es que la Holanda del siglo XVII era más "diversa" que el resto de Europa, menos homogenea en términos religiosos y culturales, y con una apreciable libertad de publicación y expresión, relativamente al resto. Tan es así que esta diversidad era percibida claramente como una amenaza en el resto de Europa, y también por las secciones más conservadoras de la propia sociedad holandesa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares