La filosofía no viene de África

Al menos desde la década de los 80 del siglo pasado existe una corriente intelectual, muy influída por el movimiento de pensamiento “poscolonial”, manifiestamente incómoda porque

1) la filosofía (y la “ciencia” en general, aunque aquí me centro en la filosofía) esté “dominada por los hombres”;
2) que la filosofía sea una disciplina intelectual de tradición europea.

Ya en los años ochenta, coincidiendo con la invención de neologismos exitosos como “eurocentrismo”, los seguidores de la escuela “poscolonial” de pensamiento difundieron la idea de que los filósofos griegos de hecho habían robado su sabiduría a los africanos. Esta idea es deliciosa para mucha clase intelectual europea adicta a la autoflagelación, pero tiene el inconveniente de ser drásticamente falsa. Así introduce el tema Mary Lefkowitz, autora de Not out of Africa. How Afrocentrism Became an Excuse to Teach Myth as History:

Existía todo un conjunto de literatura, de la que no era consciente, que negaba que los griegos fueran los inventores de la democracia, la filosofía y la ciencia. Había libros en circulación que afirmaban que Sócrates y Cleopatra era de origen africano, y que la filosofía griega realmente había sido robada de Egipto. Estos libros no sólo eran muy leídos y distribuídos ampliamente, sino que algunas de estas ideas eran enseñadas en la escuela e incluso en universidades. 

El resto del extracto del libro no tiene desperdicio.

Pese al encomiable esfuerzo académico de Lefkowitz, estas ideas no son fáciles de erradicar, y parecen renacer cíclicamente. Nathaniel Adam Tobias Coleman, un profesor asociado en el University College de Londres, por ejemplo, piensa que los filósofos europeos se han preocupado insuficientemente de la esclavitud africana y como consecuencia la tradición filosófica se ha “blanqueado” y decaído miserablemente, hasta el presente. El Dr. Coleman piensa, literalmente, que los hombres blancos –que son responsables del 93% de los logros científicos publicados hasta 2003, según los cálculos de Charles Murray– deben hacerse a un lado: “Con todo respeto, no estáis preparados para cuidar de la filosofía por vosotros mismos”.


Cleopatra blanqueada

Ciertamente, la ciencia y la filosofía refinada no se origina en el norte geográfico de Europa, y los primeros filósofos corresponden más bien con el área mediterránea situada en el cruce de caminos con Eurasia. Algunos de los pueblos griegos clásicos eran, no obstante, racialmente noreuropeos. El mismo Bertrand Russell en su difundida Historia de la filosofía occidental, escribió que los helenos eran “invasores de cabellos claros procedentes del norte, que trajeron consigo el lenguaje griego”.

También es cierto que la tradición de la filosofía aspira a la universalidad y rechaza el particularismo –¿No probó Sócrates que hasta los esclavos tenían alma racional?– pero no es menos cierto que su área de influencia se ha limitado históricamente a los países de mayoría cultural, religiosa y biológica europea, descontando las llamadas –¡por los europeos!– “filosofías orientales”.

Aunque la luz de la radicalidad filosófica ha prendido en otras latitudes, a menudo ha sido sofocada por formas de pensar más rígidas y menos exploratorias. En India, lo que podría ser el germen de una "Ilustración radical" fue suprimida con tanta eficacia por la mayoría teísta, que no se conserva un sólo texto original de la escuela "Chárvaka" –dicho sea de paso, tampoco conservamos los libros de Demócrito, y perlas de la antigüedad materialista se conservan sólo por casualidad. La comparación entre el Islam y la cristiandad es significativa. En contraste con el pacto de convivencia relativamente pacífico entre la teología y la filosofía natural –preambula fidei– de los doctores escolásticos, la tradición filosófica tiene un encaje más problemático en el Islam, particularmente tras el éxito de las tesis escépticas de Al-Ghazali, que reprochaba la “incoherencia de los filósofos” ya en el siglo XII. Desde la síntesis medieval, una discusión que parece no tener fin oscila entre el intento de alcanzar un equilibrio o bien seguir sometiendo las libertades filosóficas a verdades superiores, provenientes de la fe o la ideología.

Descubrimientos europeos. Max Roser

Descontando causas accidentales o culturales, mi conjetura es que esta paradójica particularidad europea tiene más que ver con el carácter exploratorio que con la inteligencia. Seguramente no es azaroso que en la portada de una obra tan influyente como Instauratio magna (1620) figure una nave atravesando los pilares míticos de Hércules. Los filósofos son exploradores de ideas.

Comentarios

  1. La filosofía no, pero muchos de los logros cientificos quesiemprese han considerado de origen griego resulta que no lo son, sino que tienen su origen, no en África, sino en la antigua Mesopotamia: matemáticas, atronomía, arquitectura, música...

    Por otro lado, no está nada clara la procedencia de los grecohablantes, lasúltimas teorías se inclinan hacia Anatolia...En cualquier caso son Indoeuropeos, por lo que no trastoca el discurso de este post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Y Cleopatra era de origen griego si no recuerdo mal. Lo digo por la polémica que hubo hace tiempo con los de siempre, que pretendían que se la representara con rasgos no ya caucásicos del norte de África, sino subsaharianos.

    ResponderEliminar
  3. Y las doctrinas de la metempsicosis vienen también de oriente. Hay gotas del Vedanta en Platón.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo ese libro de Leftkowitz en Kindle, y "Black Athena Revisited" (BAR), que es una colección de ensayos, en papel. A pesar de que la mayoría de los ensayos de BAR son bastante flojos, por intentar mantener la corrección política, los autores que se atreven con Bernal lo demuelen sin compasión. Me gustaría ver una reedición actualizada del librillo ahora que analizar ADN antiguo está de moda.

    ResponderEliminar
  5. Lecturaszen, creo que eso necesitarían mas difusión. Si quiere publicar una reseña se la puedo publicar aquí como post invitado.

    ResponderEliminar
  6. Eduardo: cuando lo tenga, te mando un borrador. "Lecturaszen" soy yo, Ian Marteens, que no sé por qué motivo no me iba el identificador personal. El libro da mucho de sí.

    ResponderEliminar
  7. También te puede interesar: http://www.taneter.org/math.html

    ResponderEliminar
  8. Sí, creo recordar que hay ensayos dedicados a las matemáticas y a la medicina. Lo de la página es de risa. Estas cosas sólo convencen a los ya convencidos. Mezclar el papiro de Rhind con el hueso de Lebombo sin solución de continuidad...

    ResponderEliminar
  9. Es la continuación filosófica de la teoría "Out of Africa", evidentemente religiosa y por esto mismo muy difícil de refutar. Seguro que la reseña es interesante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios deben ajustarse al tema de la entrada y respetar normas de cortesía.

Entradas populares