Optimismo personal y pesimismo social

El éxito del “pensamiento positivo” y, en general, de una disposición optimista, no se debe a una conspiración capitalista para mantener a la gente alienada, como sugieren algunos comunistas disfrazados de escépticos. Se debe a que el optimismo no extremo es claramente funcional y saludable.

Según Tali Sharot el 80% de las personas tienen un “sesgo optimista” o “tendencia a sobreestimar los eventos positivos de la vida y subestimar los negativos”. El secreto para la felicidad no es tener bajas expectativas. La gente con altas expectativas en general posee una mejor disposición para mejorar o para interpretar los fracasos en el marco de un relato optimista. Anticipar cosas buenas nos hace más felices y evita la depresión. Sin embargo, es interesante que este “optimismo personal” subsista con un “pesimismo social”, como documenta también Sharot: la gente es optimista sobre sí misma y pesimista sobre sus vecinos y sus países. Es decir, el pesimismo es racional siempre y cuando se aplique a los otros.

El éxito del optimismo en términos evolutivos no es difícil de explicar. Con toda probabilidad la gente más optimista dejó más descendientes que la gente más pesimista del pasado. Consistentemente, diferentes estudios evidencian que el optimismo influye positivamente en los logros individuales, en la salud y el bienestar personal.

Lo que los neuropsicólogos no han resuelto es si pesimismo y optimismo constituyen lados de un mismo espectro, o bien se trata de dos sistemas psicológicos diferentes. Un estudio de Bates (2015) (PDF) aporta algunas evidencias favorables a la segunda interpretación.

Neuroanatómicamente, se ha evidenciado el papel de la dopamina para bloquear la formación de pensamientos negativos, y el “sesgo optimista” parece asociado con la activación de la amigdala y la corteza cingulada anterior, áreas que son afectadas en caso de depresión.

Ser pesimista u optimista es moderadamente heredable (.24-.36 según estudios), pero la influencia de la familia y ciertas experiencias personales no bien identificadas parecen ser importantes.

Comentarios

Entradas populares