La inducción optimista


Se dice a menudo que, así como los puntos de vista progresistas de hace cincuenta años son problemáticos hoy, los puntos de vista progresistas de hoy serán problemáticos dentro de cincuenta años, una vez que nuestra sociedad haya desarrollado un entendimiento superior de la justicia social. La historia “Whig” se basa en esto. El mañana siempre será socialmente más justo que hoy. 

Esta forma de pensar (Vía), que viene a ser la forma en que la modernidad piensa el problema tradicional de la teodicea, el problema del mal en el mundo, y el pecado, tiene por lo menos dos consecuencias: una visión revisionista del pasado y una condición trágica.

Desde el progresismo resplandeciente el pasado, y no necesariamente remoto, siempre es oscuro, y debe ser maldecido, ignorado o reescrito. Cuando los defensores de la última moda en “justicia social” afirman que no deben permitirse ideologias “que se opongan a los derechos humanos” en la práctica lo que no se permite es ninguna forma de pensar anterior a 1948 (se llama "tolerancia represiva"). Toda la religión tradicional, toda la literatura y filosofía clásica, incluyendo los pensadores ilustrados, y textos contemporáneos de la fineza intelectual de Dalmacio Negro, para poner un ejemplo, pasan a la clandestinidad.

Los textos de Feynman, Darwin o Kant se convierten casi en libros de Holanda.

La otra consecuencia básica de asumir la historia "Whig" tiene que ver con una sospecha crónica, algo moralmente paralelo a lo que los filósofos de la ciencia llaman "inducción pesimista". Sí, vivimos en la edad más pacífica de la historia, pero en sólo unas décadas parecerán años de barbarie. Puesto que todos los puntos de vista progresistas son problemáticos con el tiempo, puesto que el progreso moral es virtualmente indefinido, nadie es bastante antirracista, bastante vegetariano, o lo bastante opuesto al sexismo y el etnocentrismo en un momento dado. Los liberales de hoy son los reaccionarios del mañana. Siempre hay alguien más luminoso en el tribunal del futuro.

Dawkins:

Comentarios

Entradas populares